Mujeres, migraciones y Covid19

Como es obvio en estos tiempos, es imposible que cualquier intercambio de opiniones pueda escapar a reflexionar sobre las consecuencias que la pandemia provocada por el SARS-COV-2 ha causado en el mundo entero.

Por ello, en un curso dedicado a analizar las migraciones desde el enfoque de género como el que estamos llevando a cabo desde principio de este mes de octubre, se ha suscitado un fascinante intercambio de opiniones en nuestro foro a propósito de un artículo que se propuso “Mujeres migrantes víctimas de violencia de género: entre los bulos, la discriminación y la desprotección

Preguntábamos acerca de cómo puede afectar la COVID19 a lo que se menciona (tanto a los problemas como a las respuestas).

Leyendo los distintos aportes se señalaba la relación entre la Covid y la irrupción del racismo y la xenofobia en España. Una especie de “sindemia social”

Pero también se preguntaba si esto es así o, como señalaban otras aportaciones, simplemente lo ha agravado o acentuado.

Esta misma pregunta cabría acerca de la situación de desigualdad de las mujeres, especialmente la de aquellas que ya se encontraban en situación de vulnerabilidad, como las migradas, refugiadas y solicitantes de asilo y en situación de prostitución y/o Trata, como se menciona de vuestras contribuciones, a las que cabría añadir mujeres cabeza de familia (familia monomarentales), y las mujeres en situación administrativa irregular (las llamadas “sin papeles”).

Como señala la dinamizadora de la formación, la respuesta a esta pregunta resulta clave puesto que la gestión y abordaje de esta problemática será diferente en función de la respuesta.

Porque, además, hay una situación estructural pendiente:

– Se está creando una situación de “economía de subsistencia”

– Las leyes, como la de extranjería, desatienden los derechos básicos de los seres humanos, convirtiéndoles en ilegales.

– Ante una estructura de recursos sociales (educación, sanidad…) desmantelada        el impacto es mayor para para aquellas personas que están en situación alegal- ilegal, que no tienen protección familiar y social, no tiene acceso a servicios sociales, sanitarios, económicos, prestaciones, documentación y están confinadas en trabajos poco reconocidos socialmente y abusivos, con frecuencia cuidando de nuestros hijos y mayores.

– Y, por último, como mencionaba una participante, “en cuanto a la explotación sexual y la violencia de la que son víctimas, estos son malos tiempos para quienes no tienen quien defienda sus derechos porque estaremos “ocupados” con otros asuntos que atender”.

Y tú , ¿qué piensas?

Esta entrada fue publicada en CREACIÓN COMÚN. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s