Interseccionalidad (1)

Tal como la define Lucas Platero, docente del curso de formación online de “Itinerarios de Construcción social, la interseccionalidad es un enfoque “que hace consciente cómo diferentes fuentes estructurales de desigualdad mantienen relaciones recíprocas”.

Este enfoque considera, por ejemplo, el género, la etnia, la clase social o la orientación sexual como categorías sociales que son construidas y están interrelacionadas. Dan lugar a identidades que dependen del contexto y están encarnadas por los individuos para darles un significado temporal, alejándose así de una visión esencialista de las identidades.

Por otra parte, las relaciones entre estas categorías sociales u organizadores sociales pueden entenderse no sólo en términos de exclusión social, sino también de privilegios, agencia y empoderamiento.

 

Interseccionality. Obra de Elisa Ortega

La interseccionalidad tiene su origen en los movimientos sociales y en especial en el movimiento norteamericano “CombaheeRiverCollective” y su Manifiesto Feminista Negro de 1977 que denunciaban “la simultaneidad de opresiones”, pero también desde los feminismos socialistas y marxistas que al mismo tiempo estaban conceptualizando “los sistemas duales”: la interrelación entre patriarcado y clase social.

Desde esos debates en los movimientos sociales, el siguiente paso es la elaboración que se hizo desde la academia para concebir esa simultaneidad de opresiones como una “encrucijada de opresiones” (Kimberle W. Crenshaw). El cruce de caminos es en este caso una manera didáctica de mostrar la multiplicidad de identidades y no sólo de exclusiones, sino también de posibilidades de agencia de los sujetos o grupos sociales.

Desde ahí han ido surgiendo distintitas visiones: desigualdades sumativas, discriminación múltiple, matriz de dominación o sistemas entrelazados de opresión o la imagen de la interdependencia,  ilustrada por los palitos del Mikado en el Congreso Alemán de interseccionalidad.

Mikados

Hasta llegar a las propuestas que invitan a abandonar las posiciones identitarias de forma radical para abrazar los “agenciamientos” y “articulaciones” (Jasbir Puar).

Respecto a los contenidos del texto con el que se trabaja este módulo, en el contexto español  se citan los activismos queer del colectivo “La radical Ga” y en los años 90, y la mirada interseccional  del “Orgullo migrante” o el “Orgullo alternativo” desde 2006. Para abordar de forma más profunda estos contenidos, se recomienda la lectura del artículo Fuera de serie, de Paula Jiménez España, sobre sexualidad e identidades sexuales.

Vinculándola, inevitablemente, con el enfoque interseccional, se plantea que la perspectiva de género puede ayudar a entender lo que hay en común entre las diferentes formas de discriminación (lesbofobia, bifobia, transfobia, homofobia…)

Por otro lado, atendiendo a la multidimensionalidad y a los procesos de subjetivización del poder, se contempla la existencia de estudios que muestran que los grupos que se sienten “mayoritarios” se perciben a sí mismos como heterogéneos, mientras que señalan a los “otros”, como personas homogéneas, casi intercambiables entre sí.

Es interesante la posibilidad de descartar la “condición” y hablar de “situación”, permutar lo natural por el constructo. Pero si bien el concepto de la interseccionalidad se plantea como “lógico”, no está tan asumido, incluso en las relaciones entre los colectivos.

Como se trata de reflexionar acerca de los ejes o categorías sociales, han aparecido referenciados trabajos sobre mujeres y diversidad funcional, como los elaborados por Melania Moscoso, que habla, parafraseando a otra autora, de “desencuentro afortunado”. La interseccionalidad no es espontánea, requiere un esfuerzo y un trabajo porque “todxs hemos sido socializadxs en un entorno que se empeña en separar las desigualdades en compartimentos estanco, lo contrario a la interseccionalidad”.

La interseccionalidad constituye una metodología para el ámbito educativo. De esta manera se analiza la relación la pedagogía del Oprimido de Paulo Freire, ya que supone un camino para ser conscientes de los hilos que guían nuestra vida y conecta de otra forma con las personas, además de facilitar su empoderamiento. Además, se apunta como una herramienta que solo es útil para analizar las discriminaciones que se cruzan, sino que  implica también una profunda y detallada investigación del caso individual y colectivo. Cómo interseccionan opresiones y privilegios al mismo tiempo.

Si quieres saber más puedes ver esta conferencia que tuvo lugar en Vitoria-Gasteiz, sobre los discursos normativos del cuerpo a través del feminismo y la discapacidad.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Formación Feminista, Itinerarios Construcción Social. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s